NIÑOS Y ADOLESCENTES - Psicoanalista Carmen Cuenca

Vaya al Contenido

Menu Principal:

NIÑOS Y ADOLESCENTES.


Estar a cargo de otro ser humano y hacer las funciones de padre/madre o tutor no es tarea fácil y como si fuera poco, los hijos no vienen con manual; los berrinches, enfermedades constantes, discusiones por hacer la tarea, lavarse los dientes en los niños y peleas por rebeldía en la adolescencia, son el pan nuestro de cada día. Sin embargo, algunas veces las cosas se complican. Y ahí es cuando es conveniente pedir ayuda.

Si tu hijo ya fue derivado por la escuela o diagnosticado por algún especialista, busca apoyo de psicoterapia. En las últimas décadas el uso de "diagnósticos y trastornos" ha incrementado en beneficio de la industria farmacéutica y sirven para "tapar" los verdaderos miedos y angustias que al medicar siguen sin posibilidad de elaboración o comprensión para que el niño se desenvuelva sanamente.

Es ocasiones cuando la integridad física del chico está en riesgo puede llevarse un tratamiento farmacológico a la par con la psicoterapia y otras veces solamente la terapia  permite al niño expresar lo que le preocupa y angustia, la asesoría a los padres les ayuda a hacer cambios en la familia, esto se analiza caso por caso. Por otra parte podemos observar que a veces los niños se encuentran diferentes y notar que están viviendo dificultades sin esperar a que la escuela o el médico recomienden una terapia.



SÍNTOMAS PARA PONER ATENCIÓN Y TOMAR EN CUENTA:



Le cuesta trabajo socializar, se aísla, ha dejado de jugar en los últimos tiempos o nunca juega, es excesivamente quieto o excesivamente inquieto, es agresivo en la escuela, le cuesta especial trabajo atender a las clases o seguir instrucciones, presenta berrinches en los que deja de respirar, se tira al piso por más de 3 minutos, tiene más de 2.5 años y aún no controla esfínteres, presenta problemas en la piel, asma, problemas recurrentes de diarrea o no come.



Consumo de drogas o sustancias, uso excesivo de alcohol, cortaduras en la piel, trastornos de la alimentación como anorexia, bulimia, desinterés por hacer amigos o socializar, desinterés absoluto por la escuela o cualquier actividad, depresión, accidentes constantes que ponen en peligro su vida, entre otros.

¿QUÉ SITUACIONES PUEDEN ATENDERSE?

Los niños y adolescentes usan mayormente la conducta y las enfermedades para expresar lo que sienten y aquello que no pueden tramitar debido a que aún no dominan el lenguaje como los adultos. Sus "trastornos" son manifestación de un sufrimiento y angustia que busca ser "escuchado", en la terapia ellos tienen un espacio para acomodar lo que les molesta de forma distinta y estar mejor en su familia y entorno.



- Problemas de aprendizaje
- Problemas de adaptación a la escuela
- Dificultades de separación
- Problemas graves de conducta en colegio



- Autismo
- Enuresis y encopresis (control de esfínteres)
- Alteraciones del lenguaje y escritura.
- Dificultades en el estudio y rendimiento.



- Miedos y fobias.
- Terrores nocturnos y/o pesadillas.
- Déficit de atención e hiperactividad.
- Orientación a padres.




- Asesoría familiar.
- Proceso de acompañamiento en adopciones.
- Atención especializada a niños o niñas adoptadas para su integración a la familia.
- Bullyng (para agresor o agredido)

 
 

NO SIEMPRE PODEMOS SOLOS.

Si la travesía de crecer se enreda, ir a hablar con el psicoanalista ofrece al joven un espacio "neutral" donde no se juegan los intereses de autoridad o complacencia y esto les permite hablar de sus miedos e inquietudes.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal